fbpx

El Palacio

El Palacio de Fontainebleau, declarado Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO en 1981, está abierto al público y ofrece a sus visitantes la oportunidad de ver un edificio al que Napoleón se refirió en su día como «la verdadera morada de los reyes, un hogar intemporal». Los cientos de habitaciones del Palacio albergan extraordinarias colecciones de arte y otros objetos que lo convierten en el castillo real francés más ricamente decorado.

Los aposentos de los grandes soberanos

The Grand Sovereign Apartments

El principal criterio que se siguió para darle al palacio su aspecto actual y recrear las estancias de época fue buscar una decoración coherente y dejar que la rica historia del lugar brille en todo su esplendor. Por eso, los visitantes se lo encontrarán más o menos como Napoleón III y la emperatriz Eugenia lo dejaron en 1868, salvo por los aposentos interiores de Napoleón I, que los visitantes verán con el mismo aspecto que tenían durante el Primer Imperio, y el boudoir de María Antonieta, que está más o menos igual que en el siglo XVIII.

Los aposentos menores (Petits Appartements)

The Lesser Apartments

Creados al combinar los estudios de Luis XV y varios aposentos principescos, a partir del Primer Imperio se constituyeron en dos entidades separadas: una para Napoleón Bonaparte y otra para sus consortes (primero Josefina y, después, María Luisa).

Las salas del Renacimiento

The Renaissance rooms

Durante el siglo XVI, el palacio fue uno de los principales centros artísticos de toda Europa. Las salas del Renacimiento (la Galería de Francisco I, el Salón de Baile, la Alcoba de la Duquesa de Étampes) son únicas en Francia y conservan la decoración de frescos y estucos realizada por los artistas italianos Rosso Fiorentino y Primaticcio durante los reinados de Francisco I y Enrique II.

El Teatro Imperial

theatre-imperial-Chateau-de-Fontainebleau

El Teatro Imperial del Palacio de Fontainebleau fue un encargo del emperador Napoleón III y se inauguró en 1857. Diseñado por el arquitecto Hector Lefuel, está perfectamente conservado y es un ejemplo único de teatro de la corte del Segundo Imperio.

Sugerencias