fbpx

Patrimonio arquitectónico: Primer y Segundo Imperio

El Palacio y otros lugares de importancia histórica en la ciudad y el bosque hacen de Fontainebleau una visita obligada para los aficionados a la Historia. Ha sido designada como Ville Impériale o «Ciudad Imperial» por su patrimonio arquitectónico, el Palacio, sus plazas, su suntuoso teatro de estilo italiano y la iglesia parroquial de Saint-Louis, construida entre 1611 y 1614 por Claude Martin y en la que se realizaron amplias reformas durante el Segundo Imperio. En el corazón del bosque de Fontainebleau, el Hipódromo de La Solle, inaugurado por el emperador Napoleón III y la emperatriz Eugenia el 22 de junio de 1862, sigue albergando carreras de caballos.
A continuación puede descubrir algunos aspectos de la arquitectura imperial de la «ciudad imperial» de Fontainebleau.

1.château de Fontainebleau - Entrée principale - Cour des Adieux - Fontainebleau Tourisme - Août 2013 - Photo SMlogo ville impriale

> Palacio de Fontainebleau: «La verdadera morada de los reyes, un hogar intemporal» (Napoleón desde su destierro en Santa Elena, agosto de 1816). La vida en el Palacio de Fontainebleau durante el Primer Imperio está inevitablemente vinculada al ascenso y caída del águila, símbolo imperial francés.

> Iglesia de Saint-Louis: construida entre 1611 y 1614, sometida a amplias reformas en 1860 y ampliada y enriquecida de manera considerable por Napoleón III, que acudía con regularidad al Palacio y quería darle a la ciudad un carácter más monumental. Las obras de construcción de la iglesia se completaron en 1868.

> El Ayuntamiento: reconstruido en 1864 durante el reinado de Napoleón III como réplica del antiguo Ayuntamiento de Rueil-Malmaison. Napoleón III concedió a la ciudad sus armas en 1864.

> Hipódromo de La Solle: ubicado en un frondoso bosque, es uno de los más antiguos de Francia. Los duques de Artois y Chartres organizaron en noviembre de 1776 (durante el reinado de Luis XVI) la primera carrera de caballos en Fontainebleau, con la presencia del propio rey, que había ido a cazar. Aquella primera prueba fue un gran éxito. La decisión de elegir esa ubicación en el valle de Solle en 1852 correspondió a la Caballería Ligera de la Guardia Imperial. Estaban estacionados en Fontainebleau y habían despejado esa zona del bosque para hacer maniobras.

> Picadero de Sénarmont: en 1807, el emperador Napoleón I mandó construir un picadero que destaca por la estructura del tejado en madera de nogal y de bóveda única. Su finalidad era albergar las clases de equitación a los alumnos de la escuela militar imperial creada especialmente por Napoleón I en 1803 en el ala Luis XV del Palacio.

> Cruz de Saint Hérem: en 1660, François-Gaspard de Montmorin, gobernador de la ciudad y del Palacio de Fontainebleau, así como capitaine des chasses (encargado de vigilar los bosques de Bière y Brie y de perseguir a los cazadores furtivos), hizo erigir una cruz en este cruce de caminos. Fue destruida en 1793 pero volvió a erigirse en 1827. Fue aquí donde, el 26 de noviembre de 1804, Napoleón I esperó al papa Pío VII para su posterior coronación. En 1863, el emperador Napoleón III pidió a Alexis Paccard que erigiera una tercera cruz de piedra para conmemorar el acontecimiento. Tras su marcha, los jóvenes de la zona empezaron a organizar carreras en un ambiente informal. Al comprobarse la idoneidad del emplazamiento, se tomó la decisión de construir un hipódromo.

> Plaza Napoleón Bonaparte: Napoleón III cedió a la ciudad parte del Jardín de Diana para construir esta plaza. El Hôtel de l’Aigle Noir, previamente conocido como Hôtel de Retz, se reformó en 1830.

> Torre Denecourt: construida por Claude-François Denecourt, fiel seguidor bonapartista y también conocido como el «Sísifo de Fontainebleau», esta torre de planta cuadrada fue inicialmente bautizada como «Fuerte del Emperador». Inaugurada por Napoleón III y Eugenia en 1853, se derrumbó el 28 de enero de 1878 porque se había construido sin argamasa. Al año siguiente, Claude-Charles Colinet puso en marcha una colecta que permitió recaudar más de 2000 francos. Con esta suma, la torre se reconstruyó con mejores materiales y su altura se elevó más de un metro. En 1882, por decisión del Ayuntamiento de Fontainebleau, se decidió llamarla «Tour Denecourt» o «Torre Denecourt».

> Estación de ferrocarril de Fontainebleau-Avon: la estación y la línea París-Fontainebleau se construyeron durante el reinado de Napoleón III.

Sugerencias